Inaugurada exposición con colecciones de Dalí y Miró en Guatemala

La exposición que incluye las colecciones de arte “La Melodía Ácida”, de Joan Miró, y “La Vida es Sueño”, de Salvador Dalí, ambas cedidas por la Obra Cultural de FUNIBER, se inauguró el pasado 19 de julio en la Asociación Guatemalteca de Exportadores (AGEXPORT), donde se podrá visitar hasta el próximo 6 de agosto.

Al evento acudieron el embajador de España en Guatemala, Alfonso Portabales; los miembros de la Junta Directiva de AGEXPORT; el director ejecutivo de la sede de FUNIBER en Guatemala, Eduardo Silva; y el presidente de FUNIBER, el Dr. Santos Gracia, quien habló de las funciones y objetivos de la Obra Cultural de la Fundación.

“La Melodía Ácida” se compone de 14 litografías que Joan Miró realizó para el libro “La Mélodie Acide”, del escritor estadounidense Patrick Waldberg, especializado en perfiles y biografías de autores del surrealismo, como el propio Miró.

La colección “La vida es sueño” está formada por 28 grabados en los que el artista Salvador Dalí ilustraba, con su genial perspectiva, la obra teatral que lleva el mismo nombre , que escribió el dramaturgo español Pedro Calderón de la Barca y que se interpretó por primera vez en 1635.

Son grabados clásicos y de gran calidad, en color, en blanco y negro y en sepia realizados por Dalí para ilustrar la visión particular del pintor sobre la obra teatral “La vida es sueño”, estrenada en 1635. En esta obra, Calderón de la Barca proponía una reelaboración de una serie de narraciones de la tradición oriental y occidental sobre el poder de influjo de los horóscopos y la relación entre vida y sueño.

En la serie de grabados La Vida es Sueño se refleja una nueva vertiente de Dalí, la del Dalí ilustrador. En esta serie, el pintor surrealista ilustra la historia de Segismundo, que, de acuerdo con el director de la Obra Cultural de FUNIBER Federico Fernández, tiene un paralelismo profundo con la historia de Dalí y su padre. “En la historia de Calderón de la Barca, Segismundo perdona su padre. En la vida de Dalí, es el padre que le perdona a él, pero el intermedio tiene mucho que ver uno con otro”.

Etiquetas